Diagnóstico de la policitemia vera

Compártelo!

Análisis de sangre

Los médicos usan con mucha frecuencia los análisis de sangre para diagnosticar la policitemia vera. Si tiene policitemia vera, los análisis de sangre pueden revelar:

  • Un aumento en el número de glóbulos rojos y, en algunos casos, un aumento en las plaquetas o glóbulos blancos.
  • Medición de hematocrito elevado, el porcentaje de glóbulos rojos de la sangre que componen el volumen de sangre total.
  • Niveles elevados de hemoglobina, la proteína rica en hierro de los glóbulos rojos que sirve para transportar el oxígeno.
  • Niveles muy bajos de eritropoyetina (EPO), una hormona que estimula la médula ósea para producir nuevos glóbulos rojos.

Aspiración de médula ósea o biopsia

Si su médico sospecha que tiene policitemia vera, puede recomendar una aspiración de médula ósea o biopsia para extraer una muestra de la médula ósea. Una biopsia de médula ósea consiste en tomar una muestra de material sólido de la médula ósea. Una aspiración de médula ósea se realiza del mismo modo que una biopsia. Durante la aspiración, el médico extrae una muestra de la porción líquida de la médula ósea.

Si un examen de la médula ósea muestra que se está produciendo un número más alto de lo normal de células sanguíneas, puede ser un síntoma de policitemia vera.

Pruebas de la mutación genética que causa la policitemia vera

Si tiene policitemia vera, el análisis de la médula ósea o de sangre pueden mostrar también la mutación en las células (mutación JAK2 V617F) que está asociada con la policitemia.

¿No encuentras lo que buscas? Búscalo aquí